top of page

Seductora la Oreja de Van Gogh en su regreso a Puerto Rico


Hay músicos, cantantes, grupos o bandas que, por su calidad musical, melodías o ritmos o sus letras, se vuelven parte de la psiquis cultural de los pueblos. Una de esas bandas lo es la Oreja de Van Gogh quien, a pesar de los cambios, ha mantenido su sonido, estilo y calidad de sus letras. El jueves 8 de diciembre de 2022, se presentaron en Puerto Rico con su gira “Un susurro en la tormenta” ante casa llena en el Coca Cola Music Hall; Nombre preciso para una noche sublime.


Cerca de las 9:00 PM se apagaron las luces de la sala de conciertos. Con un juego de luces y un sonido musical seudo medieval, entró la banda a tarima. Recibida con un gran aplauso y con gran parte del público de pie, entró Leire Martínez, la vocalista, para interpretar la canción “Como un par de girasoles”. Al terminar dicha pieza y con un grito profundo lleno de emoción dijo: “¡Buenas noches San Juan de Puerto Rico!” seguido de palabras sobre la emoción que le daba volver a la Isla y encontrar el lugar completamente lleno.


En un juego de ritmos, canciones de diferentes momentos de la banda, el concierto continuó con: “Verano”, “El último vals”, “Cuídate”, “Durante una mirada”, “Muñeca de trapo”, “Sirenas”, “Rosas”, “¿Lo ves?” y “Diciembre”, “Deseos de cosas imposibles” (Interpretación tan profunda que puso a la gente cantar casi a modo de susurro), “Doblar y comprender”, “La playa”, “Puedes contar conmigo” y “La niña que llora en las fiestas” la cual fue acústica solo con el guitarrista. Fue una sección del concierto muy variada en la cual el público estuvo casi todo el tiempo de pie bailando y cantando y en la que la cantante dedicó una canción a una pareja que había ido al concierto el mismo día que se casaron.


Al terminar dicha pieza, salieron todos de tarima. Luego de unos minutos, regresó Leire regresó sola para cantar a capella “Loa loa” de modo magistral. Seguido, entró la banda para la canción “Jueves” acompañada solo por su pianista. Luego, “El primer día de mi vida” y “Abrázame”. Fue una sesión muy emotiva no solo por las canciones y la interpretación de los músicos, sino por la particular pasión entre ternura y fuerza que le puso su vocalista.


Despidiéndose, salieron de tarima. Sin embargo, un público efusivo pidió otra. Luego de unos minutos, la banda regresó para terminar una noche exquisita con las canciones: “20 de enero” y “Cometas por cielo”.


El concierto de la Oreja de Van Gogh fue una sublime experiencia sensorial por la música, las luces y la compenetración de músicos y público. Daba gusto mirar alrededor y ver la gente saltando y cantando; Abrazados y románticos en otras; Pero en cada canción: Entrega, disfrute y aplausos profundos y sinceros. La sala del Coca Cola Music Hall se volvió un cuarto lleno de susurros que cada cual que estuvo supo escuchar y sabrá descifrar desde su intimidad y complicidad. Al final quedó una velada inolvidable que dejó profundas emociones a flor de piel.


Para ver nuestro álbum de fotos del concierto, pulse aquí

33 views0 comments

Recent Posts

See All

Commentaires


bottom of page