top of page

En grande el festival Wunjo Brujo Night



En Puerto Rico las expresiones artísticas se dan en cada rincón de manera intensa no solo en cantidad sino en calidad. Sin embargo, como pasa en todos los países del mundo, se suele asociar a las capitales como el epicentro de dichas manifestaciones y el lugar para exponerla. Mucha gente ha apostado a romper con esos paradigmas, asume el riesgo y crear eventos en grande fuera del entorno capitalino. El fin de semana del 29 al 31 de octubre de 2021, se llevó a cabo en Guayama un magno evento que reunió un sinnúmero de bandas de rock tanto locales, nacionales como internaciones llamado el Wunjo Brujo Night.


La primera noche comenzó con sabor a rock de las montañas de Puerto Rico con la presentación de la banda de Eduardo Torres la cual fue una explosión de ritmos y de canciones originales. Seguido, la música continuó con la banda SATTO la que estuvo apoyada por su fanaticada cantando con ellos sus temas con sus exquisitos arreglos musicales. Con toda esa vibra, subió a tarima una de las bandas de más trascendencia en Puerto Rico: Skapulario quienes lograron aglutinar al público frente a la tarima a bailar y cantar esas canciones que han hecho tan suya; Fue un despliegue de energía y de conexión muy especial. En su regreso a las al sur, pero, sobre todo, a las tarimas “post” pandemia y en una presentación emotiva e intensa, se presentó la banda Circo. Con la sabrosura sonora de su banda y ese histrionismo tan de él, Fofé supo llevar al público a recordar canciones y momentos, de igual manera, a bailar y vivir emociones profundas.


La segunda noche comenzó con la presentación de la banda Sol D Menta. Luego de un tiempo de ausencia de los escenarios, mucho de sus seguidores estuvieron presente apoyando. Éstos interpretaron muchos de sus éxitos los que fueron, en su gran mayoría, cantados a coro por el público. Al terminar, subió a escena Gustavo Laureano interpretando varias canciones originales entre otras que ha hecho popular con su banda de La Secta. Durante su participación, comenzó a llover, pero gran parte del público se quedó para cantar y bailar al ritmo de su música. La velada musical de ese día terminó con la participación de una de las bandas más esperadas: Genitallica. Con una explosión de sonidos y bailes acompañados por un juego de luces, la banda mexicana interpretó muchos de sus éxitos. Un público chispeante de energías les hizo coros, pidió canciones, cantaron y bailaron desde la primera a la última canción. Ese gesto fue retribuido por la banda quién se entregó en tarima.


El tercer día comenzó con la presentación de la banda Hoping for Ever quienes interpretaron algunas canciones originales y covers. Seguido, subió a escena Los Rufianes con su cadente ritmo, música y energía. Cantaron muchas de las canciones favoritas de las personas que no pararon de saltar y bailar durante su presentación. Luego estuvo la participación de la banda 3RG Miami la que interpretó algunas canciones originales y covers con un estilo y arreglos únicos que fueron del agrado de los presentes. Durante su participación, su vocalista bajó varias veces bajó de la tarima y caminó entre el público mientras seguía tocando su guitarra eléctrica. Con esa vibra, la noche y el festival cerró con la presentación de la banda panameña Los Rabanes. Estos contagiaron a todos con su estilo, energía, picardía e intensidad. Desde la primera canción a la última, ni la banda ni el público paró de bailar y cantar. Entre las canciones, comentaron sobre su amor a Puerto Rico el cual era muy genuino por los alusiones a lugares y momentos que son muy nuestros. Los Rabanes entregaron al público todas sus canciones favoritas. Definitivamente que su vitalidad y pasión fue precisa para cerrar con broche de oro una jornada inolvidable.


El Wunju Brujo Night Festival fue un despliegue musical único en su estilo. Ciertamente fue gratificante que se diera en el sur de Puerto Rico. Además una excelente oportunidad para que bandas emergentes se dieran a conocer y para que las ya institucionalizadas votaran el deseo de compartir con el público “post” pandemia. Tanto las bandas más veteranas como las nuevas dieron lo mejor de sí y la gente supo agradecer y premiar con aplausos a cada uno. Fueron tres días intensos y retantes física y creativamente, pero valió la pena. Enhorabuena por los productores, por la gente de Wunjo, pero sobre todo, por el público del sur de nuestra Isla y de otros pueblos que llegaron a disfrutar este manjar musical que, ciertamente, fue mágico.


Para ver nuestras fotos:

Día uno pulse aquí

Día dos pulse aquí

Día tres pulse aquí


45 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page