top of page

Llena y se llena de amor Natalia Jiménez en el Coca Cola Music Hall

Updated: Apr 6, 2023

Hay noches que tienen significados especiales y que decidimos vivirla dónde y con quién queremos; Noches que tienen el potencial de ser mágicas; Noches que prometen aventuras. El 14 de febrero de 2023, muchas y muchos escogieron hacerlo en el Coca Cola Music Hall para presenciar y vivir el concierto de la cantautora Natalia Jiménez. La vibra en el lugar se sentía única. Realmente lo que presentimos se quedó corto ante lo que experimentamos en dicha velada musical.


Cerca de las 9:15 de la noche se apagaron las luces del hermoso salón de conciertos. Antes de eso, daba gusto mirar alrededor y ver cada espacio ocupado por personas tan diversas. Luego de una introducción musical por la banda compuesta en su gran mayoría por músicos puertorriqueños, apareció Natalia con una gran sonrisa y un hermoso vestido rojo en un diseño floral que dejó a muchos y muchas boquiabiertos.


La velada musical comenzó intensa con el tema: “Me muro”. Luego del mismo y claramente emocionada, casi grita “¡Buenas noches Puerto Rico!”. Seguido, agradeció a las personas que sacaran ese día para estar en el concierto y les compartió el dato de que hizo una selección de canciones como le dio la gana y que tenía deseos de cantar. Esta parte del concierto continuó con una selección de las canciones de ella que la gente ha hecho suya: “Que te quería”, “Niña”, “Perdición”, “Sueños rotos”, “Lo mejor de mi vida” y “Daría” en una versión especial en bossa nova.


Con toda esa energía e intensidad en tarima y luego de una parte acústica en “blues”, el concierto continuó con: “Algo más”, “Tan solo tú”, “La frase tonta”, “Yellow” de la banda Cold Play, “Someone like you” de Adelle y “Creo en mí”. Piezas en la cual la cantante hizo alarde sonoro de su potente voz en diversidad de estilos musicales.


Al terminar esa última pieza, salió de tarima mientras su virtuoso baterista hizo demostración de su talento en su solo con su instrumento que fue del agrado del público quien lo premió con un gran aplauso. Luego de un silencio, Natalia regresó a tarima con un hermoso traje rosado claro, pero con la misma sonrisa e intensidad. Con gran elocuencia interpretó la canción “El triste”. Al terminar, invitó pasar en tarima al cuatristas puertorriqueño Eduardo Santana quien fue recibido con vítores. La cantautora le pidió a este que dijera una palabras y solo dijo con emoción en su voz y contundencia: “Vengo a representar al cuatro puertorriqueño”.


Esta parte del concierto fue diversa. Continuó con la canción “Si quieres”. Antes de cantar la próxima composición, Natalia le dedicó la misma a su esposo y manejador Arnold Hemkes ya que es una canción espacial para ambos; Lo invitó a pasar a tarima y le dio un tierno beso. Con ese amor en el aire, cantó a puro pulmón “Bésame mucho”. En un abrazo a Puerto Rico, pero con un toque ranchero en su voz, terminó esta parte del concierto con la querida canción “En mi Viejo San Juan” la cual puso al público a cantar. Al terminar, entre aplausos y luego de señalar a José Eduardo por el gran trabajo en el cuatro, salió de tarima. Con gran elocuencia el joven cuatrista interpretó a solas con su instrumento la canción “Preciosa” la cual puso a todo el público de la sala a cantar la misma. Fue un momento muy especial.


Al terminar, Natalia regresó con un traje de charra muy hermoso y bien confeccionado. Luego de despedir a Eduardo, el concierto continuó con una parte muy mexicana. Estuvo compuesta por las canciones: “Costumbres”, “La gata bajo la lluvia”, “Te lo pido por favor”, “Ya lo sé que tú te vas”, “Amor eterno” y “Si nos dejan”. Se despidió del público puertorriqueño con todo el mundo de pie para cantar “Quédate con ella”. Tan pronto salió de tarima, los asistentes no perdieron ni un minuto para pedir otra y la cantautora no los decepcionó. Regresó rápidamente y luego de pedir un bulla para un selfie, terminó una noche infinita con las canciones “El sol no regresa” y “El rey”.


El concierto de la cantautora española fue una joya a nivel de la selección musical, el juego de luces, los arreglos, la entrega del público y el humanismo, candidez y pasión de la cantautora lo cual desborda en cada canción. A pesar de haber sido en una sala grande y tan llena, había una sensación de ser un “house concert” por el ambiente íntimo que creo la cantante compartiendo historias, anécdotas y el detalle del beso. En el día del amor, México y Puerto Rico se amaron; Cantautora y público se amaron; Músicos y gente se amaron; La música y las historias se amaron; Y el último amor se quedó esperando la próxima canción en el sentimiento, emotividad y pasión de Natalia Altea Jiménez Sarmiento.


Para ver nuestro álbum de fotos del concierto pulse aquí

21 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page