top of page

10 Años Después de Mel Padilla: Un concierto memorable


La trayectoria ni el amor son cosas que se compran o fingen: Pasan o no pasan, se dan o no se dan. Sin embargo, no son situaciones que se dan en el vacío: Tienen un contexto que se basa en el ser, la entrega que pone en lo que hace y en la vida, así como el arraigo que logra en las personas dentro un el contexto persona, social y nacional. Uno de esos obreros de la cultura desde la música lo es el cantautor corozaleño Mel Padilla quien no solo se gana la vida con su canción y la guitarra, sino que, a través de los años, ha donado su talento a diferentes causas sociales. El sábado 30 de abril de 2022 llevó un magno, poético y sentido concierto ante una sala llena en el Centro de Bellas Artes de Naranjito.


Desde tempranas horas y venciendo los pronósticos de lluvia, la gente fue llegando. En el área de la recepción del Centro de Bellas Artes, la gente de Archi de Corozal tenía una barra para servir bebidas y la cual ya nos conectaba al ambiente al que el cantautor nos tiene acostumbrados. Ya con ese lugar lleno, en cierto momento se abrieron las puertas de la sala y las personas comenzaron a entrar llenando cada butaca. En grupos, solitarios, pero con un sentido de hermandad, cofradía y complicidad, se sintió un ambiente muy ameno para lo que sería una noche especial luego de 6 años ausencia de ese lugar. Cerca de las 8:30 PM, entró el cantautor Omar Colón para abrir el concierto al tiempo que una esquina el artista José Luis “Chegui” Rodríguez pintaba una pintura en conmemoración del cantautor y del concierto. Omar cantó varias de sus canciones originales con su ritmo y voz tan única creando un ambiente de intimidad y complicidad que marcaría toda la velada.


Al Omar concluir, se abrió el telón de la tarima y, con su estilo particular, jocoso, performático, entró el poeta y declamador David Díaz quién hizo una introducción a modo de monólogo sobre Mel, su amistad y cuando lo llama para que le resuelva algún asunto. Esto incluyó unas luce que había que al ocultarse tras el telón dijo: “Este Mel siempre pidiéndome que le arregle cosas simples” y se encendieron las luces al tiempo que entró la banda y el cantautor quien fue recibido con un caluroso aplauso.


El concierto “10 Años Después de Mel Padilla” comenzó con una canción compuesta para el mismo y que lleva precisamente el nombre de este evento. Luego, pasó a cantar una de sus canciones más emblemáticas: “Mujer de cuatro horas”. Al terminar la misma, saludó al público de manera casual y orgánica como es él. Seguido interpretó: “Eres Borinquen”, “De quien lo quiera componer” y “La vida” en la cual su voz de cuarteó al contar la anécdota que la escribió para el músico y músico Joy Santiago quién murió durante un evento musical en Corozal por una complicación de salud.


Luego de esta emotiva canción y momento, la velada continuó con: “La dama no llegó”, “Espero verte algún día”, “La canción de todos” y “Tonta canción” la cual interpretó solo con su guitarra luego de que los músicos salieran de tarima. En ese momento invitó a pasar a al cantautor Mikie Rivera a quién describió como un amigo y una de sus grandes influencias en la música. Se sentaron en una parte de la tarima que simulaba como un área de compartir de un patio exterior de cualquier casa. Luego de una breve conversación entre ambos en la cual se expresaron la gratitud y admiración mutua, cantaron a dúo la canción de Mikie “De qué servirá”. Aun con ambos sentados, Mel cantó su canción de corte político/jocoso “Pidiendo cacao”. Luego de un caluroso abrazo, Mikie salió de tarima y el concierto continuó.


Con la banda de regreso, el espectáculo siguió con las canciones: “Esta locura”, “Cantinero” (En la cual tuvo un poema a modo de introducción por el poeta David Díaz), “Podría” y “Brindis” en la cual invitó a la cantante naranjiteña de exquisita voz Yaza. Ésta entró con una botella wiskey. Antes de cantar, también se expresaron gratitud y respeto. Luego cantaron es canción con la potente voz de ella al tiempo que, en cierto momento, sirvieron unos “shots” y brindaron. Fue una combinación de voces exquisita.


Ya acercándose el final del concierto y en un cambio de sentido, el cantautor corozaleño contó del respeto y empatía que siente con las y los jóvenes autistas y pasó a cantar una canción que escribió para esa comunidad llamada “No”. Despidiéndose, interpretó otra de sus composiciones más icónicas: “Oda al bar” la cual puso a toda la sala de pie a cantar a coro. Luego de la misma, el clamor del público no lo dejó ni dejarlos en esperas para cantar otra. El cantautor tomó la guitarra, volvió a agradecer, con dos acordes puso el público eufórico para cantar “Te propongo” la cual comienza con un poema del poeta Angel Matos el cual Mel recitó con gran pasión para luego entregarse en su canto junto al cantautor Wally Martínez a duo.


El concierto “10 Años Después” de Mel Padilla fue una celebración del arte, de la solidaridad, del buen gusto por lo bien hecho, de unos fanáticos que se vuelven amigos y familia, de un ser que arriesgó y dejó todo por un sueño y que tanto su talento como sus seguidores, le han confirmado que valió la pena. Los auspiciadores se desbordaron en solidaridad; El público lo recibió y disfrutó de principio a fin. No se sentía un Centro de Bellas Artes, sino un bar grande, pero sin alcohol en la misma lamentablemente para muchos y muchas con lo cual bromearon. Varios días antes del concierto, el cantautor escribió en sus redes sociales: “Como dijo mi hermano Mikie Rivera en uno de sus conciertos: "A diferencia de otros artistas, que sus salas de concierto están llenas de desconocidos, en la sala de mi concierto, estará llena de amigos". Amigos en las buenas y malas”. Así fue y quedará en la memoria de todos y todas quienes esperan y esperaremos el próximo mientras nos seguiremos encontrando en algún bar. ¡Salud!


Para ver nuestro álbum de fotos de este concierto pulse aquí

224 views0 comments

Comments


bottom of page